jueves, 29 de abril de 2010

MARY ZUÑIGA, LA TRABAJADORA



La fuerza de la poesía

Desde una pequeña localidad en el sur bonaerense Mary Zúñiga lleva a cabo una intensa labor de extensión cultural, que se ve plasmada en el Encuentro Bienal de escritores y talleres itinerantes en escuelas rurales del Partido de Patagones.

Villalonga es una ciudad encallada en el extremo sur de la provincia de Buenos Aires en ese límite en que los verdes pampeanos van mermando para darle espacio al amarillo tornasolado de la estepa. El desmonte voraz que se realizó en los últimos años produjo un fuerte cambio en los colores, cuando se atraviesa el pasaje La Querencia, aparece la sensación de que uno está, al fin, en el desierto. Los que hemos recorrido la eterna ruta tres no salimos inmunes de esta transfiguración. Es difícil detenerse, pensar, imaginarse Villalonga. Es uno de esos lugares donde no se sabe de qué lado de la tranquera estamos, rememorando aquella aguda observación macedoniana refiriéndose a la extensión de los campos. En la pequeña localidad (apenas supera los 6000 habitantes) se encuentra la Biblioteca Pública Presbítero Raúl Entraigas. Allí llego Mary Zúñiga a mediados de la década del 80.

Los rastros

Oriunda de San Carlos de Bariloche donde creció entre escapularios y tías bonitas. Dejó su tierra natal a los quince años para establecerse en el centro del Partido de Patagones. Afincada entre chañares y piquillines, sin acceso a medios de lectura, se las ingeniaba para leer los envoltorios de diario de la mercadería que provenía del pueblo. Pese a la adversidad pudo cultivar su amor por la literatura. Años después se verían los resultados de esa pasión.
Ya instalada en la zona urbana conoce la biblioteca del lugar. Le conceden el trabajo de secretaria frente al férreo compromiso de finalizar sus estudios. Con gran esfuerzo Mary se gradúa de bachiller e inicia los estudios de Bibliotecaria en la ciudad de La Plata.
El primer desafío que se propone es el de promover la lectura. Con campañas puerta a puerta incentivando a los vecinos que se acerquen a la Biblioteca, la cantidad de socios comenzó a crecer paulatinamente.
Frente al éxito de esta primera etapa la apuesta fue más fuerte: incentivar la escritura. Así nace el ya mítico Taller Literario “Cómplices de Sueños”. Desde sus inicios, integrantes del grupo han sido galardonados en certámenes nacionales e internacionales en más de cien oportunidades y fueron incluidos en gran cantidad de antologías. Pero la labor cultural de Mary fue por más. En 1992 realiza el Primer Encuentro Bienal e Internacional de escritores, que en 2011 espera por su décima edición. A lo largo de sus casi veinte años de historia han asistido autores como Jorge Boccanera, Ester de Izaguirre, Adela Basch, Jorge Spíndola, Cristian Aliaga y pintores como Duilio Pierri y Maggie de Koenigsberg. En cada ocasión estuvo acompañado por un concurso de poesía y cuento breve en los que participaron infinidad de autores de distintas partes del mundo.


Con los más chicos: entre la contención y la creación

El único requisito para asistir a su taller fue (y es) saber leer y escribir. A partir de esa premisa cualquier niño sin importar su condición social (siempre fue gratuito) tuvo su lugar. Y creo importante resaltar esto. En medio de una sociedad pequeña y pacata -Villalonga no escapa a aquella definición de los pueblos de J.L. Borges en la que los define iguales hasta en eso de creerse distintos- donde una cuota para realizar cualquier acción extracurricular asciende a una suma que sólo las familias más encumbradas pueden afrontar, una actividad gratuita de formación es un gran logro.
La humildad es sobre todo, lo que define la labor de esta trabajadora de la cultura. Así entre lo milimétrico y quijotesco, Mary ha sido galardonada por la provincia de Buenos Aires como la mujer más valiosa en el año 2007. Y Villalonga es hoy Capital de La Poesía.
Con los chicos como referentes y con el apoyo de un pequeño número de padres, Mary supo sacudir la siesta cultural del sur bonaerense.


Dante Sepúlveda

1 comentario:

  1. Muy bueno Dante, de verdad. Por lo verdadero. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar